BIENVENIDOS AMIGOS AL BLOG DEL ALICATADO.

Aquí podrán ustedes seguir buena parte de nuestros trabajos que se distinguen de los demás por su gran calidad en la ejecución. Buena colocación y perfecto acabado. Con una gran experiencia en el uso de todo tipo de azulejos y formatos especiales. Habiendo trabajado para Grandes Constructoras de prestigio y Pequeñas que luchan en este competitivo mundo dando Calidad a sus Clientes.
Mostrando entradas con la etiqueta trazar abanico. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta trazar abanico. Mostrar todas las entradas

domingo, 2 de agosto de 2015

EL MEJOR MÉTODO PARA ALICATAR UNA ESCALERA

El alicatado de una escalera se puede realizar independientemente del formato de los azulejos elegidos, de dos formas con resultados completamente distintos:
Se puede seguir el método de colocación de azulejos convencional, que consiste en empezar alicatando desde abajo, subiendo sucesivamente las hileras de azulejos en horizontal hasta encontrarnos cuando avanzamos en la longitud de la pared con los escalones, cortando los azulejos y adaptándolos a la forma de estos. Tomamos la misma altura en la pared antes de empezar a subir el primer escalón y en el descansillo justo en el último escalón, uniendo estos dos puntos tendremos una línea inclinada más o menos paralela a la inclinación de los escalones, que corta el alicatado en su parte superior , dejando innumerables piezas triangulares que lo afean bastante. Esta forma de alicatar escaleras está cayendo en desuso.

En esta imagen podemos ver los azulejos cortados en la parte superior del alicatado, característicos de esta forma de colocar los azulejos, que para mantener la altura deseada nos obliga a cortar prácticamente todos los azulejos en forma de cuña por lo que tenemos que colocar una pieza de remate sobre el corte para protegernos de su filo cortante.

Otra forma de alicatar una escalera es usando el alicatado en abanico, que es una solución que estéticamente da mejor resultado que el anterior al dar continuidad a las hileras de azulejos a la altura deseada por toda la longitud que tenemos que alicatar, evitando los cortes en los azulejos de la parte superior. Actualmente este es el método más usado.


Aquí podemos ver la continuidad del alicatado a una altura de 1,60m que viene desde el  pasillo de la primera planta bajando por la escalera y uniéndose con el alicatado a la misma altura que sigue por el pasillo de la planta baja como vemos en la siguiente fotografía.


Este método de alicatar escaleras se llama de abanico porque la unión del alicatado de la zona del descansillo (que está perpendicular al suelo) con el alicatado de la zona sobre los escalones (que está perpendicular a la línea que une el borde de estos) se parece a un abanico abierto.



La unión se realiza cortando los azulejos justo en la bisectriz del ángulo que nos queda entre los dos paños de alicatado. Aquí abajo vemos un ejemplo de su trazado:


Vamos a ver ahora el proceso completo del alicatado de una escalera en el hall de entrada de un edificio, el material elegido para este trabajo es un vistoso zócalo de estilo sevillano en tonos azules y blancos, está compuesto por azulejos de distintos formatos (14x28 cm, 7x28 cm y 3x28 cm). Esta variedad de formatos complica un poco nuestra labor.


Antes de comenzar realizamos su replanteo teórico en papel, donde podemos ver como se determina la bisectriz del ángulo de cada abanico que tenemos que realizar:


Comenzamos alicatando en primer lugar el descansillo superior de la escalera colocando el primer azulejo coincidiendo con el primer escalón.


A continuación vamos colocando los azulejos sobre la línea de los escalones.


En ambos casos tenemos que poner sumo cuidado en que el alicatado este completamente a escuadra para poder determinar con la mayor precisión posible el ángulo formado entre ambos y poder trazar la línea de unión de los azulejos (que es la bisectriz de dicho ángulo).


Como podemos ver en esta fotografía los azulejos encajan a la perfección y la continuidad del dibujo de este modelo de azulejos que es muy vistoso.
Tenemos que tener en cuenta que al igual que hemos realizado un abanico en la unión de los paños de alicatado en el primer escalón, debemos realizar otro abanico en el último escalón.

De esta forma se puede alicatar cualquier escalera independientemente del tamaño de la misma y del tipo de azulejos que se elija. Es un trabajo que ha de realizarse con gran rigor, tanto en el trazado de la bisectriz como en el corte de las piezas de azulejos en la unión, de ello dependerá que de nuestro esfuerzo se obtenga un resultado perfecto o que por el contrario resulte un verdadero desastre imposible de arreglar.




Este es el resultado final. El alicatado en abanico es sin duda alguna la mejor opción si queremos alicatar una escalera. Veamos ahora algunas escaleras alicatadas con esta técnica:







Pues hasta aquí llegó este repaso que hemos realizado por este interesante método de alicatado de escaleras, espero que os haya gustado, si ha sido así por favor recomendar esta entrada en las redes sociales así como el Blog AZULEJOS, ALICATADOS Y ALICATADORES .





domingo, 10 de febrero de 2013

REHABILITACIÓN DEL ALICATADO DE LA ESCALERA EN BLOQUE DE 4 PLANTAS. (Alicatado en abanico)

Hola amigos vamos a ver como realizamos el alicatado de la escalera de un edificio de cuatro plantas (usaremos el alicatado en abanico) . El edificio en cuestión se encuentra ubicado en una popular barriada de la ciudad de Huelva en la que residen antiguos trabajadores (hoy ya jubilados) de empresas que explotaban minas en la franja pirítica de la sierra onubense.

Esta obra se ha realizado al amparo del programa de Rehabilitación Singular de Edificios Residenciales puesto en marcha por la Consejería de Vivienda y Ordenación del Territorio de la JUNTA DE ANDALUCÍA.

Cartel del programa de subvenciones al que se acogió la comunidad de vecinos para poder hacer frente a los gastos de esta obra, la mayor parte de los vecinos del edificio son personas de avanzada edad.

Fachada del edificio en el que se realizaron los trabajos.

El alicatado con el que contaba el edificio se encontraba muy deteriorado, presentando multitud de piezas rotas y desprendidas, lo que representaba un peligro para los usuarios de la escalera. Cuando llegamos a la obra el alicatado antiguo ya había sido retirado, pero afortunádamente uno de los edificios vecinos aún conservaba el alicatado original, por lo que podemos hacernos una idea de la imagen que presentaba la escalera antes del comienzo de los trabajos.

 Como podemos ver el hall de entrada se encontraba alicatado hasta el techo, el formato de los azulejos era de 20x30 cm, en tonos marrones y de brillo.

El alicatado presenta una colocación al hilo rematado con una moldura marrón.

 En esta imagen vemos como al colocar los azulejos al hilo (es decir llevando las juntas como vienen desde el hall de entrada), nos encontramos con una multitud de piezas cortadas en la parte de arriba para conservar la altura sobre los escalones. También podemos apreciar el deterioro provocado por el paso del tiempo.

Detalle del alicatado en el principio de la escalera, donde podemos ver como continúa el alicatado desde el hall de entrada y sube por los escalones, al alicatarse al hilo podemos ver las piezas cortadas en forma triangular de distintos tamaños. Hoy para evitar esto se alicata la mayoría de escaleras en abanico para que la pieza de la parte de arriba en el paño sobre los escalones sea un azulejo entero.

Este trabajo fue realizado en el mes de agosto de 2012, tenemos por delante una superficie aproximada de 100 metros cuadrados y lo comenzamos por el hall de entrada del edificio, el material elegido por los propietarios de la obra son azulejos en formato 30x35 cm, en brillo con un fondo beige y distintas tonalidades marrones.

 El soporte sobre el que alicatamos es mortero convencional, que días antes los albañiles tras eliminar el alicatado antiguo enfoscaron toda la superficie que será alicatada, ellos se encargan de entregarnos un soporte que debe de presentar un grado razonable de planeidad en toda su superficie y que así mismo tiene que estar a plomo (es decir tiene que estar perpendicular a una solería a nivel).

 La superficie que tenemos que alicatar asciende aproximadamente a unos 100 metros cuadrados y estos son los primeros azulejos que colocamos, tras extender cemento cola porcelánico con llana dentada de 1 cm. Al contar la solería del Hall con dos alturas distintas comenzamos alicatando sobre una regla.

A la izquierda podemos ver nuestra vieja cortadora de azulejos RUBI TS-60 que la sustituimos por una nueva tras ganar un concurso de fotografía organizado en la página de Facebook de RUBI.

 Nos disponemos ahora a meterle mano al primer tramo de escalones, el alicatado se realizará a una altura de 1,60 m. Al tener el edificio cuatro plantas tenemos por delante un total de ocho tramos. Al estar en el mes de agosto ya desde temprano contamos con una temperatura bastante elevada. Este trabajo se realizó con los vecinos usando la escalera, por lo que nuestro trabajo se veía interrumpido constantemente por el trasiego de los mismos, lo que complicaba nuestra tarea.

Comprobamos el plomo del alicatado de descansillo es decir nos aseguramos de que se encuentre completamente perpendicular al nivel del suelo, esto es fundamental para poder realizar el abanico que une este alicatado con el que continúa bajando por los escalones.

El alicatado del descansillo se ha realizado poniendo el primer azulejo justo en el borde del escalón, así mismo el alicatado sobre los escalones debe de empezar con el primer azulejo en el mismo lugar, formándose así el ángulo donde realizaremos la unión de ambos paños de alicatado, este alicatado debe de estar perpendicular a la linea formada uniendo el borde de los escalones.

Y ya estamos en disposición de trazar la bisectriz de este ángulo que será la linea de unión de ambos alicatados.

Al ser la bisectriz del ángulo, vemos que la distancia del borde del azulejo al trazo de la misma es igual a ambos lados, en el caso en que esta medida no sea la misma debemos realizar una revisión del trabajo realizado para corregir los errores cometidos durante la colocación de los azulejos, cuanto antes realicemos esta corrección mejor, puesto que si no lo hacemos jamás conseguiremos la unión perfecta de estos dos paños de alicatado.

Y aquí tenéis el perfecto resultado que se obtiene al ser riguroso en la colocación de los azulejos,en el trazado del abanico y en el corte de las piezas resultantes responsables de la unión del alicatado.


Le metemos mano al primero de los descansillos, donde nos encontramos con dos ventanas y con el hueco de dos contadores de agua en la parte superior del alicatado, donde colocaremos dos puertas metálicas más adelante.

Seguimos subiendo y este es el segundo de los ocho tramos de escalera que tenemos que alicatar.

Como en el caso del primero de los tramos, comenzamos alicatando el descansillo donde nos encontramos con una puerta de entrada, como vemos en el paño de alicatado sobre los escalones ha sido retirada la regla sobre la que se alicata y el siguiente paso es unir el alicatado usando el metodo del abanico en el hueco en forma de ángulo que vemos en la imagen.

Una vez trazado el abanico en la pared, tomamos las medidas de la primera de las piezas y nos disponemos a cortarla poniendo sumo cuidad en esta tarea pues de ello dependera el encaje del alicatado.

Aquí podemos ver la primera de las piezas del abanico en el lugar que ocupará.

Cada pieza del abanico tiene una gemela pero el corte lo lleva e el lado cotrario, de forma que el corte de ambas queda ajustado en la bisectriz del ángulo que forman los dos paños de alicatado como podemos ver claramente en esta imagen. Al colocar las dos piezas vemos como es el ajuste entre ellas.

Vemos la continuidad de todas las líneas horizontales del alicatado, las cuales las podremos ver por toda la escalera desde el hall de entrada hasta el descansillo de la última planta.

En algunos de los descasillos nos encontramos con un falso pilar por donde sube la instalación electrica y que en este caso nos dificulta el desarrollo del abanico al pasar la parte alta del mismo a una de las caras del pilar.

Y aquí tenemos este abanico completo.

En el primer descansillo de la escalera nos encontramos con cuatro huecos con el contador de agua, a los que se le coloca su puerta correspondiente y dos ventanas que aportan un poco de luz natural al hueco de escalera, a partir de aquí los demás descansillos cuentan con las dos ventanas pero con solo dos puertas de contador.

Tanto en las ventanas como en los pilares se colocan cantoneras de pvc para proteger los cantos del alicatado.

Esta es una de las ocho puertas de contador de agua que colocamos en la escalera.

A estas alturas de la obra aún queda una de las tareas más tediosas, ¿os preguntaréis cual será?, pues bien se trata del encuentro del alicatado con los escalones, donde tendremos que armarnos de paciencia al tener que  medir, trazar y cortar cada una de las piezas, concienzudo trabajo que se ve interrumpido en innumerables ocasiones por el trasiego de vecinos por la estrecha escalera.

En cada ida de la escalera tenemos ocho escalones, sobre los cuales tenemos que colocar los azulejos que faltan.

Este es el perfil de los escalones sobre los que tenemos que rematar el alicatado, si nos fijamos podemos ver que sus lados no forman escuadra, sino que la zona frontal está ligeramente inclinada hacia dentro en su parte inferior. Este detalle complica bastante la toma de medidas y el corte de cada azulejo en el encuentro con el escalón.


 
En la toma de medidas nos ayudamos de una falsa escuadra. Para trasladar la inclinación de los azulejos en relación a la superficie de cada escalón usamos esta socorrida herramienta como podemos ver en la serie de imágenes de arriba.

Y aquí tenemos perfectamente trazada la pieza, que una vez cortada se ajustará al escalón.

 
En estas dos imágenes vemos como estamos colocando los azulejos ya cortados.

Los azulejos una vez cortados son colocados cada uno en su sitio correspondiente, aunque parecen iguales todos son distintos. Un verdadero trabajo para personas dotadas con el don de la paciencia no solo por laborioso sino por que teníamos que parar y dejar pasar al vecindario cada vez que lo necesitaban ( y creanme...eran muchas veces al día).

Por fin acabamos la primera de las idas de esta escalera... ánimo ya solo quedan siete más (y el calor en estos días de agosto continúa siendo sofocante).

El último elemento que nos queda por colocar en este alicatado es una moldura marrón cuyo formato es de 5x20cm.

Comenzamos a colocar la moldura marrón desde abajo.

Una vez colocada la moldura, la enlechamos con una lechada marrón.

Como la moldura va rematando el alicatado en su parte superior, optamos por rodear con esta las puertas de los contadores de agua.

En la siguiente serie de fotografías podemos ver como quedó este interesante trabajo de alicatado donde usamos el método del alicatado en abanico, de esta forma conseguimos la continuidad del alicatado por toda la escalera desde el hall de entrada hasta la 4ª planta sin tener que cortar el azulejo de arriba en la zona de los escalones como pasa si se alicata al hilo una escalera.






Bueno amigos hasta aquí llega el relato del proceso de ejecución de este trabajo de alicatado en abanico de una escalera. Si bien ya habíamos realizado trabajos similares a este, nunca nos habíamos enfrentado con una escalera de cuatro plantas. Pero el rigor en el trabajo, la honestidad y el buen hacer de esta cuadrilla de alicatadores se dejó notar durante el transcurso de la obra, haciendo buenos amigos entre los vecinos del edifico, a los que desde aquí agradecemos el gran número de muestras de afecto, los refrescos con los que se nos hacía más llevaderas las calurosas jornadas de trabajo y las meriendas a media tarde, gracias a todos ellos.