BIENVENIDOS AMIGOS AL BLOG DEL ALICATADO.

Aquí podrán ustedes seguir buena parte de nuestros trabajos que se distinguen de los demás por su gran calidad en la ejecución. Buena colocación y perfecto acabado. Con una gran experiencia en el uso de todo tipo de azulejos y formatos especiales. Habiendo trabajado para Grandes Constructoras de prestigio y Pequeñas que luchan en este competitivo mundo dando Calidad a sus Clientes.
Mostrando entradas con la etiqueta reformaceip cesar barrios lepe. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta reformaceip cesar barrios lepe. Mostrar todas las entradas

miércoles, 25 de mayo de 2011

REFORMA COLEGIO "CÉSAR BARRIOS" DE LEPE. ALICATADO DE PASILLOS, AULAS, BAÑOS Y VESTUARIOS DEL GIMNASIO.

Durante el verano del año 2010 se lleva a cabo una reforma integral del segundo colegio en antigüedad de Lepe, este centro es el C.E.I.P. "CÉSAR BARRIOS" y se encuentra situado en el popular barrio de "La Pendola". Esta reforma supone ( en lo que respecta a nosotros ) una renovación completa del alicatado de este centro educativo, que fue llevada a cabo por tres cuadrillas de alicatadores entre las que se encontraba la nuestra. En este artículo mostramos el trabajo realizado por nuestra cuadrilla de alicatadores (formada únicamente por dos personas, pero con gran capacidad de trabajo y alta cualificación profesional)  que se caracteriza por la seriedad y formalidad en el trabajo, presentándolo con una calidad bastante por encima de la media que se ofrece en este tipo de obras (buena colocación y una esmerada limpieza tras aplicar la lechada).

A continuación podremos ver una serie de fotografías que ilustran lo dicho:

 Y comenzamos con el Cartel de la obra, donde podemos ver la fuerte inversión que supuso la reforma y ampliación de este colegio, que consistió en la adecuación del mismo a la normativa de educación de la Junta de Andalucía. Se renuevan las aulas así como la cocina y el comedor, se dotan los pasillos de salidas y escaleras de emergencia, ascensor, escalera de acceso a la primera planta en el centro del edificio más antiguo, se une con una pasarela  los dos edificios ya existentes en el centro, se crea un nuevo aulario para educación infantil, así como nuevo gimnasio y pistas deportivas. 

ASPECTO EXTERIOR DE LAS OBRAS:

En el espacio que separa los dos edificios existentes antes de la reforma se construye el nuevo gimnasio, en la imagen podemos ver la zona donde se instalaran los vestuarios del mismo, durante el proceso de levantamiento de su tabiquería, la estructura del gimnasio propiamente dicho es metálica y se le acoplará posteriormente.

PASILLOS:
El alicatado en los pasillos se realiza a 1,60 m de altura, se usan azulejos mate (sin brillo) del formato 20x20 cm en color blanco y verde musgo, en las esquinas y los pilares se colocan cantoneras de plástico blancas, se usa cemento cola gris  adecuado para esta tarea, extendido y peinado con llana dentada de 1 cm, el soporte sobre el que se alicata es mortero convencional, al que se le aplica una capa de un producto que sirva de puente de adherencia. Esto se hace por que al retirarse el alicatado antiguo que revestían los pasillos aparece el soporte pintado de blanco, si se alicata encima del mismo lo más probable es que con el tiempo se desprendiera del soporte, para evitar esta situación se pica la pintura de la pared y se le aplica este producto que garantiza una mayor adherencia del paño de alicatado al soporte.

 En color rojizo vemos el puente de adherencia aplicado al soporte después de ser picado. Sobre éste se alicata, colocando una regla de 1cm en el suelo sobre la que se levanta el paño de alicatado, este centímetro es suficiente para colocar la solería (encima del suelo antíguo) de gres porcelánico de gran dureza y resistencia.


 Poco a poco los pasillos se van alicatando y cambiando su aspecto.


 En este tipo de reformas se trabaja sobre la marcha, no hay tiempo que perder, los albañiles van por delante reformando lo necesario, se pica el soporte viejo y se pinta con el puente de adherencia, y así vamos alicatando practicamente pisándoles los talones. Lo que algunas veces provoca situaciones tensas entre profesionales de distintos oficios que intervienen en la obra. 


 Hay zonas de los pasillos que tienen muchas esquinas, a las entradas de las clases se les suma las de los baños, en estas esquinas se colocan cantoneras blancas.

Como vemos en fotos como esta, los pintores van adelantando trabajo pintando los techos de los pasillos y las paredes, acercándose a la altura del alicatado.

En obras de este tipo, al tener un plazo de entrega muy ajustado, no solo compartimos tajo con los pintores, a veces los pasillos y las distintas zonas de trabajo son un hervidero, plagado de multitud de profesionales de muy distinta índole, todos trabajando en su especialidad e intentando molestarse lo menos posible unos a otro para así llevar a buen puerto este barco.

Cuando vamos acabando de alicatar zonas concretas, enlechamos y dejamos acabado completamente el tajo para así dejarlas libres para que entren otros compañeros como carpinteros, electricistas y pintores.



En obras como los colegios no solo hay espacios amplios como aulas y pasillos para alicatar, también nos encontramos con pequeños cuartos como el de la imagen que dan mucho trabajo y a la vez son muy incómodos por la falta de espacio, donde se aprovecha el hueco de la escalera para colocar el cuadro eléctrico del edificio.

Este es el aspecto que presentan los pasillos acabados de alicatar y pintados, aunque como vemos aún no han pasado los electricistas colocando las lámparas del techo.

AULAS:
El alicatado en las aulas siguen la forma y la altura de los pasillos, así mismo se alicata sobre regla de 1 cm. El trabajo en las aulas se complica muchísimo debido a la gran cantidad de ventanas que tiene cada una de ellas, teniendo que poner cantoneras en los cortes de los azulejos que rodean las ventana, una labor tremendamente entretenida. Esto mismo hace que compañeros alicatadores pierdan los nervios y se quejen mucho de esta minuciosa labor, ya que como los usuarios finales de la obra son niños hay que extremar las precauciones y no dejar filos ni picos de las cantoneras salientes que supongan un peligro para ellos.

Aula lista para ser alicatada tras haber sido pintada con el puente de adherencia.

Aula en plena labor de alicatado. Aquí tenemos un ejemplo de lo que explicábamos más arriba sobre lo laborioso que resulta el alicatado alrededor de las ventanas, no sólo por la gran cantidad de piezas que hay que cortar sino por que hay que colocar cantoneras en el alicatado que rodea cada ventana.

En estas dos fotos podemos ver como deben de quedar las cantoneras del alicatado que rodea las ventanas, sin aristas ni picos que puedan dañar a los usuarios de las aulas.


A veces el alicatado de ciertas zonas de la obra como pasa en este aula no se puede acabar en una sola vez, puesto que nos encontramos huecos como este, que se ha estado usando para subir el material de obra a la primera planta. Para acabarlo habrá que volver atrás en otro momento, una vez que ya no sea útil se cerrará y se podrá acabar aquí el alicatado.

Aula pequeña vista desde la puerta de entrada.

BAÑOS:
Los baños se sitúan en distintas zonas de los pasillos, unos mayores que otros dependiendo del uso previsto, unos para niños y otros para niñas, para el profesorado, personal administrativo y cocina pero todos ellos responden básicamente al siguiente diseño que mostramos a continuación.

En proceso de alicatado.

Acabado de alicatar.

 Tras ser enlechado, sin la solería y esperando la visita del fontanero por que falta colocar unos desagües.

En esta imagen podemos ver como queda un baño de niños completamente acabado.

ESCALERAS:
Este colegio cuenta con tres escaleras en sus pasillos. En dos de ellas la altura del alicatado es de 1,60 m y la otra esta altura asciende hasta los 2 m. lo que dificulta su alicatado, ya que con la altura se complica el trazado y ejecución de los abanicos que hay que realizar. En este apartado podremos ver como trazamos los abanicos en la pared y como se van llevando a la practica pieza a pieza, cortadas y colocadas con gran precisión. Además en todas estas escaleras se tiene que enlazar su alicatado con el de los pasillos, que en su parte baja se complica esta tarea puesto que el último abanico de estas hay que abatirlo en las esquinas donde se unen el alicatado de la escalera con el del pasillo.

 Esta es la escalera principal de nueva construcción del edificio principal del colegio (el más antiguo de los tres aularios de los que consta actualmente tras esta reforma). Se trata de una escalera de dimensiones considerables, con dos tramos de escalones y dos descansillos. El número de abanicos a realizar en el alicatado de esta escalera es de 8, lo que la convierte en la escalera más complicada a la que nos hemos enfrentado nunca, eso sí cómoda de trabajar en ella por su amplitud aunque esto era solamente en apariencia ya que soportábamos el ir y venir de infinidad de compañeros de obra al ser este un paso casi obligado para muchos de ellos.

Comenzamos por los paños de alicatado del descansillo de arriba para continuar hacia abajo por la derecha de la escalera. Seguimos sin prisas (ya que este trabajo requiere tranquilidad y concentración) pero sin pausa,  alicatando el paño que va inclinado sobre los peldaños, poniendo sumo cuidado en que no se desplacen hacia abajo los azulejos usando para ello clavos o alcayatas (como vemos en la imagen), si perdemos la perpendicularidad con relación a la inclinación de los zanquines (que se encuentran sobre los peldaños) sería un error fatal que daría al traste con la buena ejecución del abanico, ya que la distancia entre los lados del angulo que forman estos dos paños de alicatado no sería la correcta, lo que haría que las juntas de los azulejos jamás se encontrasen correctamente en el punto medio de dicho ángulo.

En esta imagen podemos ver el comienzo de la ejecución del primer abanico, después de trazar la bisectriz del angulo que forman los dos paños de alicatado, las piezas encajan una tras otra a la perfección como si de un puzle se tratara, desde las de tamaño grande a las más pequeñas, que hay que colocar con mucho cuidado.

Si nos fijamos, podemos ver como las piezas que se colocan a un lado y al otro de la bisectriz  son idénticas, tienen exactamente las mismas medidas y una es el reflejo de la otra (como si se miraran en un espejo), también se aprecia claramente como el abanico se abre desde abajo, que es donde tiene el vértice el angulo entre estos dos paños de alicatado.

Mientras yo me encargo de ir completando el primer abanico, cortando y colocando sus piezas, mi hermano Manuel ya ha llegado al siguiente punto donde tendremos que colocar el segundo abanico.

Aquí nos encontramos con una ventana, su hueco irrumpe en este paño, obligándonos a cortar una considerable cantidad de piezas (en su corte hay que tener en cuenta la inclinación de la ida de escalones) y también se coloca una cantonera blanca.

Mientras uno prosigue su avance escaleras abajo, el otro completa el tercer abanico tras haber acabado con éxito el segundo.
Aquí vemos como llegamos abajo, mientras que aún falta por acabar el tercero de los abanicos.

 Una vez acabado el cuarto de los abanicos en la zona baja de la escalera, nuevamente volvemos a empezar desde arriba.

Este es el primer abanico, con el vértice en la parte de abajo, este se abre hacia arriba.

El segundo de los abanicos se dispone al contrario que el primero, vértice arriba y se abre hacia abajo.

Vemos en esta ocasión el tercero de los abanicos que como podemos ver se dispone en la misma forma que el primero, vértice abajo y se abre hacia arriba.

Y llegamos al cuarto de los abanicos de este lado de la escalera, que es de la misma forma que el segundo, vértice arriba y se abre hacia abajo, aunque en este caso se encuentra cortado en parte por la puerta de salida al patio del colegio, si esta puerta no se encontrase tan cerca del final de la escalera, este sería el punto de unión entre el alicatado de la escalera y el del pasillo.

 Este es el trazado en la pared del primer abanico del lado izquierdo de la escalera, el cual se realiza con sumo cuidado ya que es el primero y si no se realiza bien nos podemos encontrar con la suma de errores consecutivos que harían imposible llegar abajo de la escalera correctamente, lo que supondría que jamás nos encontraríamos con el alicatado del pasillo conservando las medidas correctas. Y quedaría una unión que estéticamente sea difícil de asumir como bien hecha, lo que nos obligaría a arrancar literalmente todo el alicatado de este lado de la escalera.

Y después de un par de días de tenso trabajo llegamos abajo con la escalera terminada.

Este es el octavo y último abanico. Sin duda el más difícil de realizar y que supuso todo un reto al necesitar de todos nuestros conocimientos y pericia, ya que se encuentra repartido en tres planos distintos girados o abatidos cada uno de ellos 90 grados con respecto al anterior (el paño que baja de la escalera, el frontal con la dificultad añadida de la junta de dilatación y el paño del pasillo). En casos como este es donde nuestra cuadrilla no solo demuestra el dominio que tiene en la colocación de azulejos, sino su importante y asentada base teórica que nos lleva a la resolución de problemas como el que aquí se nos presenta con notable éxito.

Esta es la unión entre el alicatado de la escalera y el del pasillo, donde damos por finalizada nuestra labor en esta escalera.

____________  *** ____________
 ***
Esta es la escalera secundaria del edificio principal, se encuentra junto al comedor. Vamos a ver el proceso de alicatado de la misma paso a paso, con imágenes tomadas de forma consecutiva para ilustrar perfectamente el avance del alicatado por ella. Esta escalera cuenta con 6 abanicos.

Comenzamos para ir abriendo boca, con este pequeño abanico de algo más 80 cm de altura. Tomando como vértice el punto de inflexión donde comienza la inclinación de los zanquines de la escalera. Donde colocamos una hilera de forma vertical y se procede al alicatado del paño inclinado, procurando que este se encuentre completamente perpendicular a la línea de los zanquines colocados sobre los escalones.En el ángulo formado entre los dos paños de alicatado que vemos es donde hay que realizar el abanico.

 Una vez trazada la bisectriz de este angulo y realizadas las comprobaciones pertinentes, ya podemos empezar a cortar y colocar las piezas del abanico, las primeras son de color verde musgo y son las más importantes puesto que de su buena colocación depende que el abanico se vea correctamente realizado. Estas dos piezas resultan ser difíciles de cortar por su forma de cuña con su extremo muy fino.

Las piezas blancas se cortan con mayor facilidad ya que su forma no supone ningún problema, cuanto mayor sea mejor se corta.

Para facilitar el ajuste de las piezas usamos cuñas de plástico que en la imagen son de color naranja.

Y este es el aspecto de este paño recién acabado, una vez que acabamos el abanico seguimos hacia arriba.

Vista desde arriba. Donde podemos ver en la primera ida de escalones, como sigue el alicatado hacia abajo, encajando perfectamente las hileras de azulejos manteniendo la altura total de 1,60 m en la perpendicular en todos los paños.

También desde arriba, podemos ver como sigue el alicatado en el descansillo y su unión a través de un abanico con el paño perpendicular a la segunda ida de escalones.

Y ahora, en la esquina izquierda, una de las dos dificultades de esta escalera, me refiero al abanico que une el paño de alicatado que baja perpendicular a los escalones con el alicatado del pasillo. Este abanico se encuentra en parte repartido en dos planos distintos, abatidos uno con respecto al otro exactamente 90º. El hamdicap que presenta este tipo de abanicos estriba en la dificultad de trasladar la inclinación que trae el paño de los escalones al plano o pared del pasillo. La más mínima variación de esta inclinación no nos permitiría la unión perfecta con el alicatado del pasillo, ya que una equivocación en un par de grados nos puede dar como resultado una desviación de 2 o 3 cm del punto de unión de las piezas de ambos lados del abanico, resultando así unas mayores que otras, lo que nos daría un encaje imposible de estas.

Esquina izquierda de la escalera enlechada, donde podemos ver el perfecto encaje del alicatado que baja por la escalera con el del pasillo.


En la esquina derecha de esta escalera vemos como este abanico también se encuentra cortado y repartido en dos planos distintos, en este caso las piezas que resultaban al cortarse el abanico de forma perpendicular al suelo del pasillo dio como resultado piezas muy pequeñas y difíciles de colocar. El resultado final también fue en este caso satisfactorio.

 __________ *** __________
 ***

Esta es la tercera de las escaleras con las que cuenta el centro, que al tener los paños del alicatado de los pasillos arriba y abajo una altura de 2 m, resulta más difícil alicatarla, ya que los abanicos que tenemos que hacer son bastante más grandes que en los dos casos anteriores y la cantidad de cortes es mucho mayor. Jamás nos habíamos enfrentado a alicatados con abanicos de este tamaño.

Como siempre hacemos en estos casos, empezamos el alicatado por la zona más fácil.


Vemos en esta imagen las dimensiones de este paño, con una altura de 10 azulejos (20 x 20) lo que nos da la altura de 2 metros. Como en casos anteriores el procedimiento a seguir no varía ni un ápice, se siguen los pasos como ya hemos explicado anteriormente, es decir, primero se alicata el paño perpendicular al suelo, seguimos con el paño inclinado cuidando de guardar la perpendicular a los escalones, se traza el abanico y finalmente cortamos y colocamos sus piezas correctamente.

Así llegamos al descansillo.

Abanico perfectamente ejecutado, practicamente de manual. Donde podemos ver como encajan a la perfección todas sus piezas, sin el más mínimo desvío en sus medidas. En realidad un abanico de estas dimensiones (en un alicatado a 2 m de altura) no debe presentar ningún problema si se realiza con rigor y sabiendo lo que se hace.

Una vez pasado el descansillo continuamos hacia abajo.

 Abanico en el descansillo.

 En esta imagen tomada desde el descansillo vemos como el paño de la derecha llega a unirse con el del pasillo.

VESTUARIOS DEL GIMNASIO:
Entre los dos edificios con los que contaba anteriormente el colegio se ha construido el nuevo gimnasio, cuyos vestuarios alicatamos llegado ya el otoño. La superficie a alicatar en esta ocasión asciende a 263 metros cuadrados.

Edificio del gimnasio, al fondo en el centro vemos el pasillo donde se encuentran las entradas a los vestuarios.

Este es el pasillo antes de alicatarlo.

Y aquí lo vemos acabado.

Estos vestuarios se alicatan hasta el techo con azulejos blancos  20 x 20 mate.

Este tipo de obra tiene un reparto complejo, ya que se trata de unos vestuarios que tienen tabiques separadores en las duchas, urinarios y cuartos pequeños para wc. Son grandes y el alicatado tiene que hacerse continuo en todo el perímetro, que se ve interrumpido en muchas ocasiones por tabiques de 2,20 m de altura.

En esta serie de fotografías vemos como con el paso de los días de trabajo disminuye la cantidad de material de los palets. Los restos de la obra como cartones, sacos y restos de azulejos inservibles se acumulan todos en el mismo lugar a la espera de ser retirados.






Estos son los tabiques que separan las duchas unas de otras, en esta ocasión con una altura de 2,20 m.

Colocamos las cantoneras habituales en estos casos, para que no quede ningún canto vivo que podría resultar peligroso.

Una vez colocadas las cantoneras, se procede a la colocación de la pieza frontal del tabique, cuidando la alineación de las juntas de los azulejos, que deben de quedar bien al haberse cuidado el nivel sobre el que se alicata en todo el cuarto. Estas cantoneras se deben colocar de forma que una vez enlechado el alicatado no queden aristas ni filos cortantes.

Zona de las duchas acabada.

Vestuario acabado de alicatar.

Este es el otro vestuario.

En esta imagen tomada a cierta altura, podemos ver el complejo reparto de estos vestuarios, este es un alicatado que lleva su tiempo por que hay que colocar muchas cantoneras y piezas en los frentes de los tabiques, también los frentes de los cuartos de wc tanto por dentro como por fuera llevan una gran cantidad de piezas, en estos casos mientras uno se dedica al alicatado de los paños amplios el otro se afana en estas zonas más entretenidas por la enorme cantidad de piezas que hay que cortar y colocar.

A veces la estructura de la obra nos sorprende con vigas y pilares en distintas zonas que nos complican la labor del alicatado.
Colocamos una regla sobre la que alicatamos esta viga hasta el techo.

Casi siempre este tipo de contratiempos dan la casualidad que no nos permite colocar un azulejo completo, en este caso resultó que cabían 2 piezas.

Tras una ardua tarea acabamos de alicatar la viga, que la mayor dificultad que tiene es la altura a la que se encuentra y la incomodidad de trabajar a cierta altura.

Este es otro ejemplo de como la estructura del edificio influye en nuestro trabajo, los pilares son otro contratiempo.

Con este extenso e interesante artículo, celebramos que el día 24 de Mayo hemos conseguido llegar al VISITANTE Nº 3.000.


¡¡¡GRACIAS AMIGOS!!!
**YA SOMOS 3.000**

Este es y seguirá siendo EL MEJOR BLOG SOBRE ALICATADO DEL MUNDO, contamos con visitas desde 43 Países, ascendiendo el nº de visitas en el último mes a 1.260. Por vosotros amigos seguiremos trabajando y esforzándonos para traeros artículos de interés.


Si te gustó lo que acabas de ver y quieres más, en el apartado lo más visto puedes encontrar otros artículos de interés, o si lo prefieres pásate por lo Archivo del Blog donde encontrarás todo lo que hemos publicado.
Y recuerda que puedes dejar un comentario, cosa que te agradeceremos ya que sus comentarios enriquecen el Blog.



* VALORA ESTE ARTÍCULO JUSTO AQUÍ ABAJO EN EL APARTADO REACCIONES, Y DIME SI TE RESULTÓ INTERESANTE, ABURRIDO O TE DEJÓ INDIFERENTE.